Novedades | 11 de marzo de 2010

Semana Santa de Sevilla

Autor: D. Luis Rizo Haro

La Semana Santa de Sevilla es sin lugar a dudas, la Fiesta Mayor de Sevilla. En ella, gran cantidad de cofradías de todos los barrios, realizan el itinerario de su estación de penitencia con cientos de nazarenos y hermanos que acompañan a sus sagradas imágenes en pasos por las calles sevillanas.

La Semana Santa de Sevilla posee una tradición de cánones y directrices que han sido copiadas en muchas partes del mundo y en especial en Andalucía, salvo las ciudades de Málaga y Cádiz donde tienen sus propias costumbres y tradiciones conservadas por siglos hasta la actualidad. Hablar de la Semana Santa de Sevilla, es mentar a la capital de Andalucía, centro del descubrimiento de América en la península, asentada en el valle del Guadalquivir, por donde subían las naos desde Sanlúcar en el siglo XVII y XVIII, vivió su siglo de oro en estas fechas. Se afincaron en la capital la aristocracia y los grandes de España, se fundaron iglesias y conventos, para lo cual se rodearon de artistas e imagineros como Roldán o Hita del Castillo y pintores como Zurbarán o Murillo. Se levantaron grandes templos con magníficos retablos y se formaron los gremios de plateros y alfareros que formaron las cofradías alrededor de las imágenes que contenían los templos, dando lugar al nacimiento de la Semana Santa Sevillana.

57 son las cofradías de Sevilla que hoy en día hacen estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral durante la Semana Santa de Sevilla. Unas muy antiguas, algunas de la posguerra y otras más recientes. La denominación de las hermandades de Sevilla suelen ser muy largas y es por esto que los sevillanos, para diferenciar unas de otras, denominan a las cofradías por el nombre del Cristo, de la Virgen, por el nombre de la parroquia de donde residen o por los gremios que la fundaron.>

La llamada Carrera Oficial, es la zona de la ciudad por la que pasan todas las cofradías de la Semana Santa de Sevilla en el itinerario por su recorrido de penitencia, comenzando por la plaza de la Campana y siguiendo por calle Sierpes, plaza de San Francisco y avenida de la Constitución, para entrar a la Catedral de Sevilla realizando la Estación de Penitencia.

Los sevillanos, acompañan durante el itinerario a las imágenes en sus pasos, vestidos de nazarenos, portando cirios, cruces y otros elementos propios de las hermandades. Los pasos de la Semana Santade Sevilla, son elaboradas obras de arte donde se portan a las imágenes procesionales. Los costaleros son los hermanos que llevan los pasos bajo este y tapados por los faldones que bordean el paso. La cuadrilla de costaleros, la forman habitualmente un número de 30 a 40 costaleros, que en diferentes lugares previamente establecidos, se turnan por otros costaleros en los llamados relevos. Los pasos de la Semana Santa de Sevilla por sus itinerarios, son dirigidos por el capataz, que va caminando por fuera, delante del paso y conduciéndolo junto a los contraguías, ayudantes del capataz situados en las esquinas del paso.

Los pasos de las procesiones de Sevilla, suelen llevar alguna banda de música que van interpretando marchas procesionales durante el itinerario, si bien algunas no llevan acompañamiento alguno y otras sólo llevan un trío de viento.

El Cabildo de Toma de horas

En diciembre de 1604, se celebró en Sevilla el Sínodo Diocesano convocado por el Cardenal Fernando Niño de Guevara, en cuyo capítulo 23, "De celebratione misarum", se regularon algunos aspectos cruciales que terminaron por configurar la Semana Santa que, en buena medida, ha llegado hasta nuestros días.

Allí se dispuso, entre otras cuestiones del máximo interés, que el provisor y Vicario General de la Archidiócesis hispalense debía señalar las calles por donde cada Cofradía debía de ir, así como la hora de su salida. El tenor literal de dicho título sinodal rezaba del siguiente modo: "Mandamos que nuestro provisor con las personas que con él suelen y acostumbran ajuntar para este objeto en esta ciudad, y en los demás lugares de nuestro Arzobispado donde hubiere más de una procesión, el Vicario, y donde no lo hubiere el Cura más antiguo, les señale las calles por donde cada una ha de ir y la hora en que ha de salir". Según se desprende de su contenido, dicha práctica ya se hallaba establecida desde tiempo atrás, pero es ahora cuando se institucionaliza y adquiere carácter obligatorio lo que seguimos llamando "Cabildo de Toma de Horas".

Desde la segunda mitad del siglo XVIII se impuso la costumbre de imprimir la nómina de las Cofradías penitenciales, indicando su sede canónica y su día y hora de salida, tradición que se ha conservado, incluso con una mayor prolijidad de datos, pues hoy se refleja la totalidad del itinerario de cada Hermandad, y sus horarios de salida, entrada y paso por cuatro puntos de la carrera oficial: Campana, Plaza de San Francisco, Puerta de San Miguel y Puerta de Palos.

Este "señalamiento de horas" tenía lugar, en origen, el Martes Santo, en la Capilla de las Doncellas de la Santa Iglesia Catedral, constituyéndose un juzgado compuesto por el Provisor con su Fiscal y el Presidente del Ayuntamiento con alguno de sus Tenientes, asistidos de Notario, secretario y otros oficiales de estas autoridades eclesiástica y seglar. Concurrían todos los Hermanos Mayores, y en algún caso, los Mayordomos, como ahora lo hacen algunos Diputados Mayores de Gobierno. De las Diligencias tomadas se extendía acta duplicada para los archivos de ambas jurisdicciones. Desde la fundación del Consejo General de Hermandades y Cofradías, es su secretario quien se encarga de levantar acta, y su Presidente forma parte de la mesa.

A partir de 1844 el acto comenzó a desarrollarse en el Antecabildo catedralicio y desde 1880 se trasladó su celebración al Sábado de Pasión. Con posterioridad, ya en pleno siglo XX, se conoció su discurrir en la Sacristía Mayor, en la Sala Capitular y, desde hace varios años, en la Capilla Real, adelantándose su convocatoria hasta el domingo previo al Pregón de Semana Santa, esto es, catorce días antes del Domingo de Ramos.

Carácter protocolario y funcionalidad práctica se aúnan en este Cabildo de Toma de Horas, una institución genuinamente hispalense por la que han trascurrido cuatro siglos, desde el episcopado del Cardenal Fernando Niño de Guevara hasta el del Cardenal Carlos Amigo Vallejo.

Cartel del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla 2010

Este año el cartel anunciador de la Semana Santa de Sevilla que realiza el Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla ha sido realizado por D. Luis Rizo Haro.

Como novedad, el cartel fué desvelado el sábado 9 de enero, a las 13 horas, en la sede central del Banco de Santander, Palacio de Yanduri, en la Puerta de Jerez, junto a la propia sede del Consejo.

Luis Rizo Haro, resaltó que en el cartel irían reflejadas sus dos Hermandades, el Baratillo y la Vera Cruz, entre otros elementos.

Biografía del autor

D. Luis Rizo Haro nació en Sevilla el 11 de noviembre de 1957, se formó en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Sevilla, Sección Chile, de 1978 a 1982, siguiendo los consejos de Francisco Maireles.

Es Hermano de las Hermandades del Baratillo y de la Vera Cruz, habiendo sido costalero de ésta hasta el año 2007.

Desde el año 1981 ha realizado numerosas exposiciones, siendo el autor de distintas portadas para discos, entre otros para marchas procesionales de diversas Bandas (Cruz Roja, Sol, Centuria Macarena, etc.).

Ha pintado carteles cofrades para las Fiestas del Rosario de la Hermandad de la Macarena, Centenario de la Hermandad del Baratillo, 50 aniversario de la Coronación Canónica de María Auxiliadora y del 500 Aniversario de la Hermandad de la Trinidad.

Existen obras suyas en la Capilla de la Vera Cruz, de Sevilla, en la Iglesia Parroquial de Herrera, en la Iglesia San Giovanni dei Fiorentini, de Roma, Parroquia de San Gil de Sevilla y Basílica de María Auxiliadora, asimismo de Sevilla. Ha pintado también el paño de la Mujer Verónica de la sevillana Hermandad de Montserrat.

Fuente: semana-santa-sevilla.com

http://www.semana-santa-sevilla.com

Espacio publicitario